IES JORGE GUILLÉN

Este año no se ha podido cumplir con la tradición y nos hemos quedado con las ganas y los farolillos preparados de salir por las calles de Torrox, cantando las canciones típicas de Sankt Martin. Canciones que se habían preparado en las clases de alemán y farolillos que se hicieron en la clase de Plástica. Los alumnos, padres y profesores de los centros educativos de la localidad, que son CEIP “Mare Nostrum”, CEIP “Colina del Sol” y el IES “Jorge Guillén”, son los encargados de organizar y preparar la actividad, acompañando durante su recorrido al caballo blanco, montado por Sankt Martin, pero este año debido a las condiciones meteorológicas adversas, lamentablemente y para disgusto de todos, no se pudo realizar. 

 

La fecha elegida para la realización de esta actividad era el 21 de Noviembre a las 17.30 h en la plaza del pueblo. La Policía Local de Torrox estaba avisada y contábamos con su ayuda para cortar y regular el desfile hasta llegar a la Plaza de la Concordia. Un paseo por las calles sinuosas y estrechas de este bello pueblo, enclavado en la comarca de la Axarquía, que puede presumir de gozar del mejor clima de Europa. Iríamos formando un solo grupo los alumnos de los diferentes niveles educativos que aprenden alemán, junto a familiares, amigos y profesores, iluminando con las Laternen y alegrando con las canciones aprendidas, hasta llegar al final del recorrido, convirtiéndose en una bella estampa de la tradición germana.

Este año contábamos con la novedad de dar un premio al mejor farolillo y mejor cartel elaborados en cada nivel educativo, además de un accésit especial, como reconocimiento al mérito y valía de la muestra entregada. El cartel ganador ha servido para anunciar la actividad por las calles de la localidad. Las ganadoras de estos premios han sido:

  • MEJOR FAROLILLO: Nerea Rico, 1º A y Sophia Duda, 2º A
  • MEJOR CARTEL: María Moreno, 2º A
  • ACCÉSIT ESPECIAL: Susana Lorente y Nadia González, 1º A

La tradición alemana no se pudo mostrar por las calles del pueblo, como iba siendo habitual los últimos años, pero eso no impidió que cada centro escolar lo celebrara en sus instalaciones, improvisando un recorrido mucho más corto y manteniendo viva las ganas y el interés por volver a repetirla el próximo año.